10 febrero 2016

"Único y fugaz"

Paseo con niebla. Foto de Ginebra
La niebla era inusualmente fría, si se tenían en cuenta los datos meteorológicos del mes, incluso del año. Caminaba agitada a primeras horas de la mañana porque tenía poco tiempo para entregar documentación y desplazarse hasta su lugar de trabajo.

Llevaba un bolso que contenía los mismos papeles de todos los años: méritos académicos y profesionales que la administración requería una y otra vez, a pesar de que obraban en su poder desde hacía años.
Esto la fastidiaba. La ponía de mal humor porque no entendía tanta incompetencia y tanta pérdida de tiempo; consideraba el suyo, su tiempo, tan valioso como el de cualquiera y por ese motivo no entendía que esta situación se repitiera constantemente, formando "un bucle espacio-tiempo" digno de una peli titulada "El día de la Marmota"...

En esas tribulaciones andaba cuando se dio cuenta del regalo inesperado que tenía ante sus ojos, ante sus sentidos: una luz sobrecogedora y nueva, que pincelaba cada escena cotidiana con la impronta de algo nuevo, de algo único y fugaz.

A pesar de las prisas, se detuvo. Abrió la cremallera del bolso y sacó su móvil e hizo un par de fotos; eso ya era una excepción teniendo en cuenta que no solía hacer fotos con el teléfono.
Pensó en "dar la vuelta" a sus pensamientos, como el que da la vuelta al calcetín. El paseo cotidiano se había vestido de gala ese día, a esa hora tan inusitada para ella, y sonrió porque, verdaderamente, en ese preciso instante,se sintió una persona importante.

02 febrero 2016

En medio de la tragedia


Esta foto representa un drama reconocido por todos y todas, aunque algunos se nieguen a ver lo que hay detrás, lo saben perfectamente. Hasta esta alambrada coronada de concertinas han llegado miles de personas huyendo de una vida indigna y cruel en la que está presente la guerra, el hambre,la trata de personas, las persecuciones a causa del pensamiento religioso, ideológico o la orientación sexual.
Prendidos en este alambre quedaron muchos sueños e ilusiones, vidas y restos cotidianos manchados de sangre, como muestra la imagen.

A otros no les cercenó sus miembros o sus inquietudes unas concertinas, sino que fue el mar quien les engulló de golpe. Hombres y mujeres, niños y ancianos que están sepultados en el mar Mediterráneo, un mar que es hoy un cementerio humano, que se sacia y que, quizá algún día, vomitará cadáveres hacia las playas atiborradas de turistas. Muertos a los que nuestros ineficaces dirigentes no han prestado ayuda. Refugiados de guerra. Gentes venidas de un infierno tras otro.

Pero bajo las aguas de un mar o de un océano hay también belleza natural, todo un ecosistema que trata de sobreponerse a la inmundicia que le enviamos desde la superficie. Debajo del agua puedes ver, entre otras maravillas, un museo creado por el británico Jason Taylor. Lo hizo en el Caribe y ahora quiere hacer algo parecido en Playa Blanca,Lanzarote, que será el primer museo sumergido de Europa. 
El artista ha tomado como modelos a los habitantes de la isla y ha construido sus figuras con un cemento especial , ecológico, que puede durar más de trescientos años sin descomponerse. y que el propio hábitat marino irá transformando en coral, en refugio de peces y algas, en fin, digamos que decidirá adoptarlo (no sabemos si con resignación o no).

La idea es original y, francamente, nos arranca una sonrisa en medio de la tragedia

25 enero 2016

De espejos plateados

Paisaje sumergido. Foto de Ginebra
Hace tiempo que prohibieron el tráfico por el puente de piedra, ahora sirve de paseo a los peatones que se asoman al espejo plateado que es el río.
El sol y las nubes, por un instante, modelaron una luz dorada sobre la tarde gris. Un instante que aproveché para tomar esta instantánea de un paisaje de ribera sumergido en el agua. Mirar los árboles del revés me relaja, me parece estéticamente bonito, tiene algo de magia de cuento infantil. Es como asomarse a otro mundo que habita en las profundidades y que sólo se aparece cuando los elementos del cosmos se alinean. La imaginación es la puerta por la que accedemos a otra vida que no vivimos cada día.

Los grajos siguen picoteando gusanos cuando paso por su lado. No se inmutan ni les preocupa mi presencia, yo diría que me ignoran. Algunos patos nadan en un recodo de aguas mansas, entre el ramaje sumergido y el reflejo de las copas en la superficie acuosa.
A través del ojo del puente veo a un pescador lanzando su caña al agua y a un par de perros que se avistan, se olfatean y se ladran antes de comenzar lo que parece que será una buena escaramuza.
Hay un niño con un abrigo rojo que tira piedras al río para dibujar ondas en la superficie. Está solo, no hay nadie más. Nos miramos, me saluda con la mano y le hago un gesto con la cámara. Niega con su cabeza para advertirme que no le gustan las fotos.

Hace frío. En unos minutos se sucederá el espectáculo diario del crepúsculo y buscaré en él esa línea destacada en el horizonte para ver como se tiñe todo de rojizos, naranjas y lilas. Acuarelas celestes que borrarán este paisaje sumergido en el que he buceado sin llegar a mojarme.

19 enero 2016

"Nuevo en la ciudad"


El año no ha empezado de la mejor manera en lo que al panorama musical se refiere. A la semana de la muerte de Bowie, se nos va otro grande, Glenn Frey, vocalista y sensacional guitarra de una banda con mayúsculas: The Eagles... Otra vez nos quedamos huérfanos, de alguna forma; casi no nos ha dado tiempo a recuperarnos del último baile de David y perdemos a otro artista como la copa de un pino. Dicen de él que fue la guitarra más escuchada en EE.UU en la década dorada de la música rock, los setenta.

De todas sus canciones, me gusta especialmente ésta, no sólo por el pedazo de álbum de la que forma parte, sino por la composición e interpretación.También porque detrás de ella hay una historia, una  fantástica noche que tengo grabada en mi cabeza,en una ciudad portuguesa, Caldas da Rainha,  un bar, Ferro Bello,en la que un grupo lisboeta versioneaba con gran maestría temas de The Eagles, y , entre otros, New Kid In Town.
Es un enorme regalo el que nos hizo Glenn y con eso nos quedamos, con su obra que nos envuelve, nos transporta, nos evade, nos humaniza y nos inspira; como ocurre con los verdaderos artistas.

Esta mañana,al poco de enterarme de la defunción de Frey, vino el cartero con mi regalo de Reyes, Blackstar (luego dicen que la vida no está llena de coincidencias...). El sobre con una fotocopia de la portada del disco en mis zapatillas se ha hecho de rogar, pero , por fin he podido degustar el último trabajo de uno de mis artistas preferidos. Una despedida y, a mi parecer, un homenaje a todos sus fans, a todos aquellos que le hemos seguido desde hace décadas, que hemos comprado sus discos o hemos soñado con asistir a un concierto suyo, aunque no lo hayamos logrado; en fin una joya de vinilo, en cuanto a diseño, maquetación, y, por supuesto, contenido. Muy recomendable.

El caso es que me gustaría dejar de escribir sobre obituarios de músicos. He estado haciendo recuento y me quedan pocas estrellas vivas y eso es preocupante...

18 enero 2016

Ikea no cree en las "Repúblicas Independientes"

Dibujo de Javier de Blas en "De vuelta con el Cuaderno"
Si el pasado lunes, 11 de enero, me despertaba con la noticia de la muerte de Bowie, hoy lunes casi se me atraganta el café con esta otra noticia no menos triste,como es el cambio de opinión del gobierno sueco de retirar su reconocimiento a la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática (Sáhara Occidental) por los intereses que la multinacional IKEA tiene en Marruecos.

Suecia, el único país europeo que llegó a reconocer la independencia de la antigua colonia española da marcha atrás en este tema porque para este país tan "social y democrático", resulta que priman, como en todos, los beneficios económicos de la gran empresa.
De nada valen sus luchas históricas en pro de la justicia social nacional e internacional; su sistema político basado en los derechos propios y ajenos, su imagen (porque al fin y al cabo es imagen) de país desarrollado y sensible a los problemas mundiales... finalmente (lo que finalmente cuenta no es lo que se dice, es lo que se hace) es el capital quien gana la batalla y es una multinacional la que decide el rumbo de la política de un país que, en este caso, no está situado en el sur subdesarrollado, como viene siendo lo habitual (me refiero a que sean las grandes empresas las que decidan las políticas de los países).

No he encontrado en su página web el correo electrónico de esta multinacional en la que suelo comprar de vez en cuando; sí un número de teléfono de atención al cliente. Me hubiese gustado comunicarles que he decidido no volver a comprar ninguno de sus productos y explicarles, además, mis motivos; pero no quiero que me atienda un contestador o un trabajador, que no tiene el porqué "tragarse" mi perorata" ético-política, por decirlo de algún modo (ya tendrá bastante el trabajador con sus horarios y convenios laborales, que no serán muy halagüeños, me imagino). Constato que se guardan muy bien las espaldas, porque es imposible acceder a un canal donde puedas expresar tus quejas en algo no relacionado con devoluciones de artículos, pero éste es otro tema.
He de decir que si no me disgustó en su momento el eslogan, de "Bienvenido a la República Independiente de tu casa" firma de la casa, ahora me suena a una especie de broma de mal gusto. 

En resumen, no sé si las utopías existen o no; pero de lo que sí estoy segura es que la injusticia, la hipocresía y la inmoralidad son monedas de cambio en las relaciones internacionales, en los asuntos nacionales y, estoy segura, en el día a día cotidiano que vivimos (los que nos permiten que vivamos, claro).

14 enero 2016

Adiós, David Bowie

No sé quién hizo la foto, aunque recuerdo quien me la regaló.

Hasta hoy no me he sentido con fuerzas para despedirme de ti. La noticia de tu muerte me sorprendió de camino al trabajo. Cuando encendí la radio y sonaba una canción de Next Day, tu penúltimo disco, pensé que escucharte era una forma genial de empezar mi jornada laboral. Luego habló el locutor y dijo que habías muerto. El corazón me dio un vuelco y mi semblante debió cambiar al compás de mis emociones.

Durante la mañana apenas hablé, hice mi trabajo de una forma mecánica, sin echarle las ganas que le pongo todos los días. Quizá los chicos lo notaron, pero no dijeron nada.
El día fue desarrollándose entre lo cotidiano y tu recuerdo, entre la noticia en los medios de comunicación y tu música, porque la emisora que escucho diariamente no dejó de homenajearte a lo grande, como tú merecías.

Te nos fuiste, sin que nos haya dado tiempo a saborear tu último trabajo, Blackstar, que los Reyes Magos dejaron en mis zapatillas. Hasta para morir fuiste único, sin duda alguna. 
Ningún artista ha tenido la capacidad de reinventarse constantemente, de dar una vuelta de tuerca e ir más allá de lo predecible, y nadie ha sido tan jodidamente moderno y atemporal como tú.

Eres libre como un zorzal, según la letra de tu última canción, que es una despedida en toda regla. Yo creo que siempre lo fuiste: libre y eterno, David. Eterno.

31 diciembre 2015

Un año más

Río Jerte. Foto de Andrea M


Que la solidaridad que llevamos dentro aflore al exterior, hacia los otros, como las raíces de este árbol, y que la vida propia y la de todos los hombres y mujeres de buena voluntad fluya ligera como el cauce de este río.

Que la tranquilidad y el equilibrio personal se conviertan en compañeros inseparables e imprescindibles en este viaje un año más.

Mis mejores deseos para los que están, para los que se marcharon, para los que volverán y para los que jamás estuvieron...