Como la luz de un sueño, que no raya en el mundo pero existe, así he vivido yo iluminando esa parte de ti que no conoces, la vida que has llevado junto a mis pensamientos... Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto cruzar la puerta sin decir que no,curiosear los libros, responder al deseo de mis labios con tus labios de whisky, seguir mis pasos hasta el dormitorio.

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo, hicimos mil proyectos, paseamos por todas las ciudades que te gustan, recordamos canciones, elegimos renuncias, aprendiendo los dos a convivir entre la realidad y el pensamiento. Espiada a la sombra de tu horario o en la noche de un bar por mi sorpresa. Así he vivido yo, como la luz del sueño que no recuerdas cuando te despiertas. Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca.

Los sueños de Erik





"Los sueños" de Erik Johansson
Johansson es un fotógrafo sueco afincado en Alemania. Retoca sus fotos y el resultado es, definitivamente, la magia de un mundo onírico y surrealista.
Define su trabajo como una captura de ideas, más que de fotos en sí mismas, y opina que su estilo se basa en ideas surrealistas a partir de imágenes realistas aderezadas con un toque de humor, porque al final es la imaginación la que establece los límites, si es que éstos existen.
Escenarios en los que uno se pierde o quisiera perderse...

De almanaques...

Foto de Michal Solarski

A Benita le gustaba el mar y, como  la mayoría de las mujeres, adoraba tomar el sol y lucir las curvas con  las que la naturaleza le había honrado. Desde su juventud ansió ser retratada para el emblemático calendario Pirelli, pero no lo consiguió, pues los cánones de belleza en aquel tiempo no se ajustaban a la realidad de miles de mujeres: la extrema delgadez y el gusto por la piel y los huesos se alejaba de lo que féminas como Benita pensaban que era o debía ser  el cuerpo femenino.

Pero los tiempos cambian y la suerte también. Así fue como esta sirena vestida de rojo fue inmortalizada por un fotógrafo famoso en plenas vacaciones, no muy lejos de Benidorm y saltó a la fama al convertirse en el mes de agosto del "conocidísimo y sobrevaloradísimo" almanaque de nombre italiano.

La vida nos enseña (ahí tenemos el ejemplo de Benita) que la perseverancia y la paciencia son siempre "las madres de todas las ciencias" y que la esperanza es lo último que se pierde...

Estío





Retratos de verano. Fotos de Ginebra


Un verano que se estira como un gato al sol de otoño, se convierte en inspiración. Un pensamiento, el mismo, en mi cabeza: la reflexión. Un niño con gafas de bucear que da la espaldas a la sierra, quizá porque desea jugar con el mar. La brisa que descoloca los rizos de Marina. El salto de un muchacho hacia la inmensidad de un azul hecho con teselas, y mi caballo que espera una puesta de sol.
Dulces, suaves días que se alargan para acabar convirtiéndose en recuerdos vividos. Imágenes que veo y atrapo. Momentos retenidos en un clic.

"cardos por violetas"

Caballos de vapor. Foto de Ginebra
Camino despacio bajo una lluvia de estrellas y miro atrás por si se me despista mi sombra porque ya no quiera seguirme. Viajo por carreteras secundarias con el viento del oeste soplando en mi cabeza, como queriendo arrebatarme las palabras  o invadir y apropiarse de mis vivencias, robarme lo que llevo dentro... Miro a mi alrededor y soy capaz de cambiar los cardos por violetas; el cielo azul por un fondo esmaltado de gloriosas nubes; el color por monocromo y la distancia por besos...

Israel ofende a la humanidad



En esta imagen tomada por el fotógrafo alemán Oliver Witkin, un médico palestino llora los cuerpos de cuatro niños en la morgue del hospital Shifa en Gaza.
Me imagino la impotencia y el batiburrillo de sentimientos que pueden inundar a este señor desde la cabeza hasta los pies. Es una imagen terrible, una más que pone cara a las cifras de más de 400 niños palestinos asesinados por el ejército israelí en un mes escaso.

Sigo las noticias diariamente y la pena se adueña de parte de mi corazón por la total impunidad y prepotencia con la que obra el Estado de Israel y su bien pertrechado ejército; porque soy, ante todo, persona; después soy madre y más tarde soy maestra (¿sabías que los niños palestinos de Gaza sólo pueden acudir 4 horas al colegio porque no hay suficientes aulas y deben hacer turnos? todo eso antes de esta nueva ofensiva, ahora es que no hay colegios en pie, me imagino). Francamente, ya no encuentro más palabras para narrar este holocausto que sufre una población civil inocente a la que se le ha robado todo absolutamente.

Hoy me he topado con un fabuloso artículo del sociólogo Marcos Roitman, que viene a expresar de una manera contundente y clara todo lo que pienso sobre lo que está ocurriendo en Gaza. No se necesita demasiado tiempo para leerlo, si os apetece...

La vergüenza



Si yo fuese judía y hubiese sobrevivido al horror de  un campo de concentración durante el régimen nazi en la II Guerra Mundial (1939-1945) pensaría exactamente lo mismo que Israël Shahak.

Como escritor, como activista de los derechos humanos, Israel Shahak, muerto en 2001 a la edad de 68 años, honró siempre este compromiso. Su meticuloso trabajo de denuncia de las injusticias y los crímenes cometidos contra los palestinos hizo que muchos de ellos empezasen a entrever la posibilidad de derribar la frontera que les separaba de los israelíes, y a comprender, a su vez, el carácter injusto y criminal del terrorismo. Shahak fue para ellos la voz del humanismo y la piedad, y llegaba del otro lado.
Fuente: Babelia, El País

De nebulosas

Heart Nebula IC1805

A siete mil quinientos años luz del Sistema Solar se encuentra la Nebulosa Corazón o IC1805... Desde muy lejos se deja ver, como muestran las fotografías desde el espacio; así podemos decir que nada está lo suficientemente lejos o incluso que todo está a nuestro alcance, y que no hay distancias, excepto las que uno mismo se marca con respecto a él y a los demás.
"Unos ojos tristes y unos labios sin besos. Un vivir en desencuentros, una música  sin fin y el fin en sí mismo. Ni esperanza ni tiempo y, sin embargo, nada importa si existe quien pueda llevarte a Casiopea".

Adaptación de "Estampas de Viajes, Soñando Libertades"